Poupées y su evolución como proceso artístico (*)

Volver / Back

Poupées es una serie realizada entre los años 2005 y 2006, compuesta por seis piezas: seis muñecas que alcanzan los 20 cm. de altura cosidas a mano. Cada una representa un personaje femenino, el cual se construye a través de la superposición de complementos diversos y vestimentas atribuidas. El carácter de estos personajes se desarrolla alrededor de una identidad femenina erotizada, con una pose claramente agresiva y desafiante envuelta en una estética infantil.

La realización de este proyecto supuso una clara inflexión en la línea de estrategia del proceso creativo y afectó notoriamente a posteriores trabajos. En un principio, el elemento más significativo constituyó el paso de la pintura, interés central en años anteriores, al objeto. Las muñecas se recortaron literalmente del plano pictórico para ser tratadas a modo de figuras tridimensionales. Una vez finalizada la totalidad de las piezas, tras una cuidada y minuciosa elaboración manual, resultaron poseer una problemática ajena a obras anteriores la cual residía precisamente en su carácter objetual: la pieza necesitaba proyectarse en el espacio para adquirir su completo sentido como objeto artístico.

Para alcanzar este propósito se precisaba superar dos obstáculos. Por un lado, su relación directa con la mano, es decir, su carácter de objeto asible, esencia de su propia producción y del gesto de la costura. Por otro, su estructura formal, propia de una figura extraída del plano y que, posteriormente, ha adquirido volumen. Esto último viene dado por el hecho de que cada muñeca está constituida por un anverso y un reverso que encierran este volumen pero que impiden que el objeto rote en el espacio, lo cual limita sus posibilidades como elemento escultórico.

Se plantearon diferentes opciones en un periodo equivalente a la realización misma de la serie, tales como su reincorporación en el plano (por ejemplo, su inclusión en una tela o malla seccionando el espacio) o la reivindicación de su objetualidad a través del diseño de una caja o estuche que las contuviera.

Esta replanteación de la obra, hecha desde un punto de vista post-productivo, permaneció finalmente inconclusa. Sin embargo supuso una investigación a través del método artístico y obtuvo varios resultados paralelos, tales como el comienzo de un nuevo planteamiento de trabajo a través de la imagen en movimiento. La video-instalación Hay una tensión entre nosotros y esta tensión proviene de ti (2006), trabajo inmediato a la serie que nos ocupa, continua la misma temática dentro de lo femenino a través de un medio completamente distinto.

En cualquier caso, una cierta conclusión de dicho proceso se materializó en la exposición Ne pas toucher le contour en la Escuela de Arte de la Villa Arson, (Niza, Francia, octubre 2006). La solución al soporte constituyó una vitrina que contenía las muñecas dispuestas sobre el plano horizontal. A su lado se incorporó una de las animaciones de la instalación anteriormente mencionada, ilustrando la relación de ambas piezas.

Actualmente, Poupées conserva aún su presencia simbólica dentro de todo el conjunto de obras de los últimos tres años. Se ha mantenido como trabajo inconcluso que en muchos casos obtiene mayor sentido como imagen en sí, a través del medio fotográfico, que como piezas tridimensionales, tal y como fue su propósito original.

Queralt Lencinas


(*) Esta reseña fue publicada en la revista La Verdolaga, Nº1 mayo 2008. Universidad de Ottawa

No hay comentarios :

Publicar un comentario